Hay veces que llego a un tope.
¿un tope?
Sí, cuando muchas cosas me dan vueltas a la cabeza, y me pongo a pensar en todo a la vez.
Pues lo peor que pude hacer es intentar romper lo más bonito que tengo, en vez de dedicarme a romper otras mierdas. Bueno... y fue en ese puto momento cuando me di cuenta de lo que lo amaba, y sentí esa  dependencia que siempre temo a coger. Pero esta vez la cogí sin ningún temor, supongo que por eso, porque nos queremos... 
Le quiero, y lo sé de sobra. También sé que no puedo estar sin el, que si se va, me hundiré, que si esto se acaba... me costará bastante.
Tampoco diré que será imposible, porque siempre se puede...
Pero joder, no me veo sin el igualmente.
¡puta dependencia!

No hay comentarios: