Ni siquiera puedo consolarte, aunque no sé lo que daría yo por retenerte al menos otro instante... El extraño soy yo.
Te has marchado, ya te has ido, y ahora se lo que he perdido... Es el final que no quisimos, pero que llegó...  Que llegó el decir adiós... 
Mil lunas llenas por delante, excusas para no aguardarte... 
Nos queda al menos lo vivido.
Y el decir adiós, sólo el decir adiós.. Y me habré cansado de esperarte, de perder a solas la razón... Y el cielo aquel que tanto me gustaba regalarte...
Mi vida, dime ¿Qué pasó? Para que todo fuera tan distante... ¿Y qué pasó? Para creernos que ya todo terminó...

¿Por qué no nos dijimos nada antes

2 comentarios:

Lyd. dijo...

¿recuerdas? siempre que nos peleábamos, era la clave.

Te echo de menos pastelito (L)

Jαy dijo...

No sé que pretendes, ignorame y todo será más fácil...
Yo también te echo muchísimo de menos, pero ya la situación ha cambiado.
Yo ahora tengo pareja y nada ni nadie, se interpondrá.