Yo no busco nada raro, sólo que me eches de menos aunque hayamos pasado todo un día juntos. Que te pongas nervioso al verme, que no te aburras de mis charlas aunque pasemos cinco horas al teléfono, que te alegres de escucharme. Que me acompañes siempre a casa y hagas divertido el camino, por más largo que sea. Que te pueda besar por un simple impulso sin sentirme atrevida. No me importan los regalos, las cenas ni las invitaciones, mientras me demuestres admiración, me conformo con saber que conmigo es con quien te gustaría estar siempre. Y si estuvieras aquí, nada me gustaría más que vivir todo CONTIGO. Que conozcas todas y cada una de mis sonrisas, que sólo por mí des todo, que elijas quedarte conmigo aunque tengas otros planes. Que sientas que antes de mí ninguna otra existió, que tus amigos se cansen de escuchar mi nombre, que escribas las cartas más bonitas del mundo entero, aunque tengas la letra fea y sean de dos renglones. Que pienses en mí, mucho más de lo que lo aceptas, que sientas que se cae el mundo si discutimos, y me abraces tirando tu orgullo a la mierda. Que me hagas reír hasta llorar, y me hagas reír cuando no pueda dejar de llorar. Que me digas que todas esas canciones de amor te recuerdan a mí. Que me digas que estoy guapa, aunque no estés del todo despierto. Que me digas que doy los mejores besos, aunque haya habido otro mejor. Que me digas que tengo los ojos más bonitos, aunque sean iguales a todos los demás. Que te encante mi pelo, aunque aunque sea como otro cualquiera. Que me hagas sentir la chica más afortunada del universo, sólo por el echo de tenerte. 

No hay comentarios: