No te lo niego, tus palabras volvieron a cambiarme el estado de ánimo, otra puta vez más. Como si fuese poco ya lo que me has echo, como para venir a joderme de nuevo. No te entiendo, desapareces sin ser echado, y vuelves sin ser llamado. Estaba bien... Simplemente lo estaba, y ahí llegas tú con tu puta borrachera y me empiezas a soltar estupideces. Lo peor, es que seguía con la pantalla abierta y atenta como siempre hacía cuando solías hablarme, no sé como aún con sólo recordar tu mirada puedo evadirme de todo, de los problemas, de toda la mierda del mundo, de la gente, como con recordar tu sonrisa puedo volver a sentir ..cosas, que hacía tiempo que no sentía, como con recordar tu piel puedo volver a sentir los momentos más eróticos que haya vivido jamás. No lo sé simplemente... Yo nunca he dejado de adorarte, para nada. Me he confundido más veces sin ti, me he tropezado más veces sin ti, y ya no sé, no me interesa volver a caer, ni tener que levantarme, simplemente me he quedado en el suelo sentada. Tenemos cosas de que hablar, lo sabes... Tenemos mil momentos por recordar, pero no sé si ahora es el momento, quizás o quizás no, no lo sé. Hay que admitirlo, tú y yo nunca seremos amigos. Porque nunca lo fuimos. Y yo nunca te veré como tal. 



No hay comentarios: